fbpx

Replanteando un nuevo futuro

Nos convertimos en Studio Australia Barcelona 3.0

Natalia y yo emigramos a España en 2005. Intuitivamente, podía sentir los vientos de cambio en la economía, pero estaba en un país y en un mercado completamente diferente, así que solo podía confiar en mi instinto.

Había venido a Barcelona hacía seis meses y había creado la entidad legal para mi empresa de construcción en 7 días. Pero al llegar a Barcelona la segunda vez, ​​la idea de volver a enseñar a 30 obreros mi estilo de diseño y construcción, en otro idioma, fue un reto.

En cambio, comenzamos lo que ahora puedo llamar Studio Australia Barcelona 1.0, cuatro meses después de aterrizar. El sector del Pilates y la salud holística apenas habían evolucionado aquí y parecía la dirección más correcta a seguir.

Expansión y el momento oportuno

Durante esos dos años, y después de muchas horas de contemplación en la cocina, creé un plan de negocios para la expansión hacia Studio Australia Barcelona 2.0. Una ventanilla única de Pilates, la salud holística, el bienestar y la rehabilitación. Los que me conocen, darán fe de mi obsesión por la planificación a largo plazo. Siempre he tenido planes a 10 años vista, pero en estos momentos, parece que tres meses son suficientes para planear.

Probamos el concepto de nuestro centro de bienestar haciendo varios pilotos, y a los clientes les encantó. ¡Algunos de vosotros lo recordaréis! Había una demanda y el mercado estaba evolucionando, lo que nos dio una ventaja para liderar el camino. El riesgo era cómo de rápido podríamos educar al mercado, ya que las culturas española y catalana no estaban acostumbradas a la medicina preventiva. Pero estábamos a la altura del desafío.

A principios de 2008 encontramos nuevas instalaciones, reunimos a un equipo global de profesionales especializados, trasladamos la operación y abrimos nuestro bonito centro. Cinco semanas después, la crisis financiera mundial nos golpeó.

El momento oportuno es uno de los factores de los que siempre hablamos al crear un buen plan de negocios.

El momento, definitivamente, no era el adecuado y me enseñó una lección muy difícil pero valiosa.

Una década de recesión

Mi reacción inicial fue: “vale, he vivido una recesión antes, la podemos superar, será un par de años difíciles, pero lo superaremos”.

Bueno, soy australiana, un país que, hasta el último trimestre, había sobrevivido 29 años sin recesión.

Lo que no me imaginaba es que España todavía estaría en recesión en 2020.

Durante el primer año utilicé todos los conocimientos que tenía en mi caja de herramientas de emprendedor. Después de 18 meses, supe que necesitaba tirar todo lo que había aprendido y comenzar de nuevo. No era una recesión que fuera a desaparecer pronto: necesitaba poner mi pie firmemente en el suelo y dejar de girar. Necesitábamos pensar a nivel global y digital.

Sobrevivir con pura determinación

No me da vergüenza decir que algunos días íbamos a trabajar llorando, cuidábamos a nuestros clientes con todo nuestro corazón y nuestras almas, y regresábamos a casa llorando. Pero estaba decidida a no rendirme.

Había invertido todo lo que había trabajado en mi vida en este negocio y lo iba a hacer funcionar.

La determinación es otro de los aspectos claves para el éxito.

Las estadísticas muestran que el 95% de las pequeñas empresas fracasan en los primeros cinco años. Esto puede deberse a muchas razones, pero yo diría que rendirse está en los primeros puestos de la lista. La realidad es que la mayoría de nosotros simplemente no tenemos resistencia suficiente para los negocios.

La gente supone que ser una persona de negocios es un derecho dado por Dios, pero es un conjunto de habilidades aprendidas.

La manera en que sobrevivimos es otra historia, pero puedo deciros que el viaje llevaría mis capacidades como empresaria a otro nivel, especialmente en lo digital, y me enseñaría lo que realmente significa tener éxito cuando cambias de país, hemisferio, industria y compites en un mercado internacional.

Como dicen, «la ignorancia es una bendición».

Cambiando de la noche a la mañana

Saltamos a marzo de 2020. El mes anterior, en febrero, finalmente habíamos alcanzado el hito que habíamos establecido de llegar a capacidad total, con una lista de espera y buenas ganancias. Lo habíamos logrado.

Pero el virus estaba al acecho. Desde diciembre había estado observando el progreso de la COVID-19 en China y estaba preocupada. Muchos pensaron que estaba siendo alarmista y exagerado.

Pero no estaba convencida. A finales de febrero empecé a preparar a nuestro equipo digital, pidiéndoles que pensaran cómo y cuáles servicios podríamos convertir online si necesitáramos hacerlo rápido. Afortunadamente, en los dos años anteriores, habíamos invertido mucho en expandir nuestra presencia online mediante la construcción de una página web completamente nueva con capacidad de comercio electrónico y una estrategia digital. Y en el proceso, también habíamos reunido a un equipo digital inteligente y muy bien preparado.

Tres semanas después, el 13 de marzo, nos dieron pocas horas para cerrar el negocio y encerrarnos en casa por un periodo de tiempo indeterminado.

La vida tal y como la conocíamos cambió, y de la noche a la mañana, nuestro negocio tal como lo entendimos se convirtió en algo virtual.

La sanación online

Somos sanadores, y los servicios que nuestro equipo de 16 profesionales muy especiales brindan a las personas no son solo una opción, son una forma de vida.

En solo un día, tuvimos que reevaluar cómo podríamos cuidar a estas personas, clientes y equipo, mantenerlos sanos, sin dolores, unidos a nuestra comunidad, y al mismo tiempo, salvar nuestro negocio; todo sin usar nuestras manos.

Muchos nos aconsejaron «calmarnos», «tomar un tiempo para relajarnos», «disfrutar del momento». Pero entendí que si no nos movíamos de inmediato, cambiábamos y creábamos una nueva oportunidad virtual para que nuestro negocio funcionara, corríamos el riesgo de perderlo todo a largo plazo.

La última vez, sí, en 2008, cuando pensé que podía superarlo, aprendí una valiosa lección: cuando veas venir el tsunami, no esperes a que llegue, muévete.

Inmediatamente, supe que necesitábamos renegociar el contrato de alquiler de nuestro centro. No podíamos seguir gastando dinero todas las semanas sin saber cuándo terminaría la cuarentena. Ingenuamente, pensé que después de 11 años siendo buenas inquilinas, pagando el alquiler puntualmente, a un precio elevado (no negociaron cuando comenzaba el GFC), y con la comprensión de que solo necesitábamos 12 meses para navegar esta situación extraordinaria, los propietarios llegarían a un acuerdo razonable. Pero después de varias semanas intercambiando correos electrónicos, nos dimos cuenta de que nuestra única opción era avisar.

No hace falta decir que nos rompió el corazón. Once años de gran esfuerzo, de construir una empresa en un espacio que pensábamos que sería de valor para el negocio. Tener que irnos fue una decisión difícil de tomar, pero es solo eso, un espacio.

S.A.B. 3.0

Esta semana se cumple el cuarto mes desde el cierre, y nuestro negocio se ha transformado completamente.

Ofrecemos todas las prácticas y servicios que podemos hacer online, tenemos una comunidad privada y gratis online (únete a nosotros), así como el Programa de Pilates y Bienestar que es básicamente S.A.B. en virtual.

Actualmente el 95% de nuestro negocio está online.

Nuestros increíbles profesionales están haciendo tiempo con nosotras para que veamos a clientes y pacientes en visitas domiciliarias o en espacios alternativos hasta que sintamos que podemos volver a abrir en una nueva ubicación con la confianza de que no nos detendremos con otro brote del virus.

Natalia se ha convertido en una maestra de la enseñanza online. Ella estaba muy en contra de todo lo de clases virtuales, pero ahora se ha vuelto a enseñar a sí misma cómo instruir a sus clientes y grupos en ZOOM para garantizar una experiencia verdadera y valiosa. De hecho, la gente se está fortaleciendo con las clases ¡y Nat está más en forma que nunca!

Algo muy especial es que hemos restablecido las relaciones con nuestros valiosos clientes internacionales que se fueron de Barcelona y que pensamos que nunca más volveríamos a darles clase.

Tan pronto como podamos, planeamos volver a abrir un espacio especial y honrar a nuestros maravillosos clientes que prefieren no unirse a nosotros online, pero este es un nuevo mundo en la vida y en los negocios y tenemos que ser flexibles como nunca antes en la historia, día a día.

¡Pero queremos que sepáis que S.A.B. 3.0 está vivo!

Con amor,

Mandy y Natalia x

Últimas publicaciones

Desde nuestro estudio